lunes, 1 de agosto de 2016

¿Cómo serán los humanos del futuro?



Cuenta la mitología que Icaro fué uno de los primeros humanos en volar, y lo hizo gracias a que su padre Dédalo le construyó unas alas en base a una construcción de plumas y cera, para que ambos pudieran escapar de la torre de Creta en la que estaban presos.   Esta historia demuestra que la tecnología siempre ha estado unida a la Humanidad desde hace milenios.  Y es que los seres humanos siempre han buscado ir más allá de sus posibilidades, y para lograrlo han utilizado todos los métodos que se encuentran a su alcance.  Modificamos nuestro entorno, pero también modificamos
nuestro cuerpo.  Continuamente estamos tomando medicinas y, de alguna manera, poniendo en contacto con sustancias químicas nuestro cuerpo biológico.
Al día de hoy no fabricamos alas, pero sí trasplantamos órganos y fecundamos bebés;  incluso hemos llegado a implantar dispositivos para aliviar la sordera.  Pero no hemos llegado a nuestro límite.  Todavía podemos mejorar,  y eso es algo que los científicos y los filósofos que están adscritos a una corriente que se llama Transhumanismo están comenzando a evaluar:   las posibilidades y las dificultades que va a tener el humano del futuro.


  Los transhumanistas sostienen que gracias a la tecnología y a los avances médicos, los seres humanos podemos mejorar nuestras capacidades ,  ser practicamente super humanos, tanto a nivel físico como a nivel mental, y corregir así los aspectos negativos de la vida y de la propia naturaleza.  Por ejemplo el sufrimiento, la enfermedad o el envejecimiento.  Pero…  ¿eso va en contra de la naturaleza?  Porque los animales también nacen, sufren y mueren, pero ese es su papel en la vida.  ¿Cuál es el papel en la vida del ser humano?  La consigna de la corriente del transhumanismo habla del humano del futuro, y además al día de hoy, se está hablando de que el humano del futuro podría llegar a vivir mil años.  Podríamos llegar a tener un coeficiente intelectual de doscientos, como así también eliminar gran parte de las enfermedades gracias a algo maravilloso y peligroso a la vez, que es la selección genética.
  Por supuesto ante estas afirmaciones solo cabe una pregunta:  ¿El resultado será positivo o se desvirtuará la esencia del ser humano?  Evidentemente esto se está estudiando, pero tenemos que tener en cuenta una cosa, que en el siglo XIX la esperanza de vida era de unos cuarenta años y en los países desarrollados al día de hoy estamos llegando a los ochenta años.  Entonces ¿existe un límite biológico para la extensión de la vida humana?  Según aseguran algunos científicos podríamos llegar a sobrepasar los ciento cincuenta años de edad en muy poco tiempo.  Incluso algunos aseguran que podríamos llegar a sobrepasar al famoso Matusalén , que aparece en el Génesis, que vivió casi un milenio.  En mi opinión, lo de Matusalén tiene más que ver con la mitología sumeria de los anunnakis, que con la figura de la mitología ,  que creo son exageraciones.


Pero tenemos que tener en cuenta que al día de hoy, la secuenciación de nuestro propio ADN cuesta poco menos que cuatrocientos euros, y que en el futuro se podrá hacer un diagnóstico genético.  Es decir, iremos al médico, y éste verá nuestra genética, tras lo cual nos recetará la medicina que necesitamos de acuerdo al resultado que nos salga en el estudio. Esta será una técnica muy común en el futuro.  Esto llevará a que podamos concebir hijos que no tengan problemas, pero …  ¿serán nuestros hijos realmente seres humanos?  Y claro, esa es la pregunta, esa es la moralidad del tema.  Por ejemplo, se conoce la corriente del transhumanismo , que habla de que se podrá mejorar la neuroplasticidad de los tejidos cerebrales , de las neuronas, al igual que ocurre con los medicamentos que se están empezando a introducir en los enfermos del Parkinson.  Por tanto, al día de hoy, ya se está experimentando  con cerebros que podrían llegar a ser más inteligentes.  Pero…  ¿más inteligentes para hacer qué?  ¿para qué podríamos usar nuestra inteligencia?
Se habla que en el futuro, las drogas inteligentes o los medicamentos inteligentes, al igual que los smartphones , se acabarán imponiendo en la sociedad de una manera prácticamente natural.  Al igual que el Hierro, las pastillas, las píldoras anticonceptivas se han integrado a nuestra sociedad, pues este tipo de medicamentos aparecerán en la vida de los seres humanos del futuro.


Por supuesto también se habla de Ciborgs, de órganos artificiales, y eso a mí me parece maravilloso pues quedaríamos igual que en La guerra de las Galaxias.  De hecho al día de hoy, hay un hombre que se llama Neil Harbisson que está reconocido como el primer ciborg , pues nació sin la facultad de ver los colores, y a los veinte años se instaló un dispositivo en la cabeza que traducía los colores del mundo a notas musicales.  Bueno, está claro que la implantación de chips en los cuerpos acabará imponiéndose poco a poco e incluso se comenta en el ambiente transhumanista que será la propia población la que lo pida.  Por ejemplo Usted podrá controlar dónde están sus hijos, mediante la implantación de un chip con localizador, pero esto equivaldría a una falta de libertad en los individuos, porque así como lo conocerían los padres también lo conocerían los gobiernos.
Volviendo al tema del transhumanismo, hay diferentes científicos que hablan de cosas muy interesantes.  Por ejemplo raymond kurzweil habla de que en la humanidad del futuro habrá un gran problema, y es que las máquinas serán más inteligentes que los seres humanos  y además podrán mejorarse a sí mismas.  Esto es algo con lo que tendrá que convivir el ser humano.  De hecho, si un ser humano no nace antes de ese momento, no podremos saber lo que es vivir con robots, que en base a una singularidad, podrán empezar a sentir y tener conciencia de si mismos.  El ser humano tendrá que comprender que su futuro está ligado a su propia creación.

Nick Bostrom

Por otra parte tenemos lo que dijo  Nick Bostrom, un filósofo sueco asociado a la Universidad de Oxford.  Este hombre dice que el ser humano llegará a entender lo que es la realidad, y que en una de las hipótesis podría descubrir que la realidad no es más que una simulación creada por un ser superior, y eso a nivel moral, a nivel existencial, será un gran golpe para la humanidad, que tendrá que intentar superar.  También habla de lo que puede conllevar el atrasar en envejecimiento, pues tendrían que diseñarse sociedades capaces de albergar humanos con un tipo de vejez quizás de cien años.
Además tenemos lo que dice Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico inglés educado en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, que los seres humanos podremos llegar a vivir en el futuro más de mil años, pues podremos llegar a determinar y corregir las cinco causas del envejecimiento, todas ellas relacionadas con la degeneración y mutación de las células.  Entonces dice que reparando los tejidos, lograremos retrasar la decadencia física de forma totalmente extraordinaria.
Pero todo esto llevará a que haya dos tipos de humanos.  Los que puedan pagar esa selección genética y los que no.  Los humanos que puedan pagar un gran hijo, y los humanos que no puedan pagar un gran hijo.  Ahí estaría la sociedad totalmente dividida.  Por tanto una tecnología que se estandarizaría y que también sería utilizada para bien o para mal.

kevin Warwick

Luego tenemos a kevin Warwick, que es profesor de cibernética en la Universidad de Reading, que habla de lo que podría ser la conexión tecnológica entre los seres humanos.  Por ejemplo, este hombre ha experimentado consigo mismo y con su mujer.  Ambos se implantaron un chip en su sistema nervioso, y por ejemplo cuando a su mujer le duele la espalda, el sistema nervioso conectado al suyo a través de una tecnología con ondas, le hace percibir ese dolor.
Por otra parte, los gobiernos y las corporaciones, podrán decidir que grupos de seres humanos deben ser mejorados genéticamente, como lo que vemos en “Un mundo feliz” de Aldous Huxley.
Al día de hoy somos criaturas que tomamos pastillas, estamos en una sociedad de internet todos conectados, pero no somos capaces de concebir cual será el siguiente paso, y ese paso podrá ser maravilloso o totalmente destructivo para la humanidad.   Evidentemente hay un gran debate, y es el uso que queramos darle a todo esto.
Será cuestión de pensarlo muy bien tal vez, y esperar ver cuál es el destino del ser humano.
Un saludo y hasta la próxima.


0 comentarios:

Publicar un comentario