domingo, 14 de agosto de 2016

El Hombre ha llegado a Marte




El hombre ha llegado a Marte. Me gustaría decir esto y que no se engañen, porque vivimos engañados en una sociedad que se traga absolutamente todo porque lo dice la televisión o el político de turno.  
Y detrás de ellos hay una gente que no quiere que sepamos la verdad. 

El hombre ya ha llegado  a Marte,  y les voy a explicar por qué
hago tan brutal afirmación.  Voy a empezar diciendo que es que recuerdo con frecuencia en las impresionantes declaraciones de un importante trabajador de la Nasa,  de iniciales CM, que afirmó haber visto un extraterrestre, ni más ni menos que un extraterrestre de tres metros de alto en la órbita de la Tierra reuniéndose con astronautas humanos.
 Lo vio desde su puesto de control en el centro espacial Kennedy en Cabo Cañaveral en Florida, y esto ocurrió en el año 1991 según el periódico británico Daily Mail.

  La espectacular criatura, según sostenía este hombre, este astronauta que estaba allí trabajando en este centro de control, se acercó a los dos astronautas estadounidenses durante un minuto y siete segundos mientras flotaban ingrávidos en el exterior de aquella lanzadera espacial, en una escena absolutamente increíble.
 También afirmó haber sido perseguido desde que lo dijo, llegando a denunciar que había sido despojado de su pensión alimenticia,

suspensión del dinero que le llegaba a su cuenta corriente cada mes,

teniendo que vivir exclusivamente de lo que le pagaban la seguridad social de Estados Unidos,  aunque por sus credenciales le tendría que corresponder una suma de dinero mucho mayor tras haber participado en más de ochocientas misiones de la Nasa.
  Bien,  esto es el planteamiento, y es que a partir de este momento este hombre se hizo muy celoso de su intimidad y de su historia, y de ahí que utilice sus iniciales, pero de alguna manera su valor y su lucha por descubrir la verdad comenzó a destapar la caja de los truenos de lo que sería,  a todas luces un programa espacial secreto al margen de lo que conocemos públicamente.  Ese programa espacial estaría compuesto de dos vertientes perfectamente definidas.  Una en la que los contactos extraterrestres, por mucho que nos cueste creerlo, serían habituales a las puertas de la Tierra y otra vertiente,  como vamos a ver a continuación, que estaría exponiendo tecnologías desconocidas para llegar a lugares aparentemente imposibles,  como lo es el planeta Marte.

  Al respecto de la primera vertiente pues siempre me he preguntado la razón dónde esos encuentros,  sus comunicaciones, sus acciones, de qué hablarían y qué hacían allí dos seres humanos con ese extraterrestre de tres metros,  y sobre todo sería la primera vez que le habría ocurrido algo asi.   
Era  la primera vez que un empleado de la nasa había visto algo

así.  Sin tener las credenciales para ver lo que ocurre realmente en el centro espacial Kennedy,  en este artículo vamos a estudiar unas declaraciones sorprendentes de una mujer llamada Jackie,  quien según el mismo periódico el periódico Daily Mail y haciéndose eco de una llamada realizada al famoso programa Cost to Coast,  en Estados Unidos,  afirmó haber vivido en el año 1979, uno de los momentos más impresionantes de su vida también en el centro de

telemetría de las misiones Viking de la Nasa en Cabo Cañaveral. 

Escrito esto y si les parece bien,  vamos a abordar nuestra máquina del tiempo preferida y vámonos a ese año 1979 para ponernos en la piel de esta mujer llamada Jackie,  que junto a sus compañeros operadores de telemetría en este centro espacial Kennedy en Cabo Cañaveral de la Nasa va por los pasillos hablando del

equipamiento que está a bordo de la recién aterrizada misión Viking, en elplaneta rojo. 


Pues bajando las escaleras de ese centro de telemetría, de repente ella se da vuelta pues oye un ruido y todos observan en los monitores de video de arriba algo perturbador y  tremendo,  algo de lo que tienen que que pedir explicaciones inmediatamente sus

superiores, que había sido ocultado tanto a ellos como al Mundo.       
Son dos hombres que caminan con trajes de protección medioambiental cerca de los módulos Viking en Marte,  que están procediendo a realizar una operación con el equipamiento de las ruedas de un pequeño robot.  Jackie y sus compañeros se paran un poco, se frotan los ojos,  no pueden creerlo, pero ahí está

la sonda Viking aterrizada en el planeta comúnmente denominado como rojo. Y es en ese  momento en el que Jackie no no puede esperar más y sale corriendo con sus seis compañeros, salen como un rayo hacia otra habitación para tratar de chequear todas las señales de de vídeo,  para observar todas las tomas, todo en las las imágenes de aquello, pero al llegar alguien cierra la puerta de un portazo en sus narices, y todas las puertas de la sala.

  Están cerradas a cal y canto las puertas y las ventanas también, de hecho tienen como papeles puestos en las rendijas y en las comisuras.

  Todo está bloqueado para que ni ellos ni nadie puedan ver más.

Había sido un suceso accidental, algo que no debían haber visto, algo inesperado.

  Esto se mantuvo en secreto hasta el año 2014.  Jackie  aseguró

que la Nasa al menos durante el período comprendido entre 1979 y 2014 habría ocultado un programa espacial alternativo en el que no solo habrían colocado a un hombre en Marte, sino que Marte es un planeta habitable.  
  Dijo además que todo esto lo hicieron con una tecnología superior a todo lo que conoceríamos en la Tierra, al menos de forma pública.

  Entonces en ese programa espacial alternativo Jackie asegura que no se utilizó un traje espacial habitual de un astronauta sino uno de protección ambiental, y esto además corroboraría las declaraciones de un ex marine cuyo seudónimo es Capital, quien afirmó hace dos años también en el mismo periódico haber pertenecido a una fuerza especial del ejército de los Estados Unidos destinada ni más ni menos que en Marte, que habrían pasado allí 17 años,  que aunque cueste creerlo pues tendrían una tecnología mucho más avanzada de lo que habrían informado al público.  
Pues nos creemos que los teléfonos que tenemos son lo más avanzado que existe, pues bueno, esta declaración afirma que el mundo pues habría tenido y por ende tiene una tecnología mucho más avanzada,  que aún continúa oculta y que de hecho se logró poner a hombres en Marte.


  Entonces podría dedcir que aquellos humanos tendrían capacidad para maniobrar allí aún con las supuestas corrientes de viento que habría en la zona de aterrizaje de la misión Viking.  Eso significaría que realmente Marte tendría una espera minúscula pero claro, habida cuenta de que se sabe que en Marte hay nitrógeno,  hidrógeno,  oxígeno y fósforo, y que incluso y sorprendentemente las fotos de wikipedia muestra en el  cielos azules, pues quizá estemos hablando de una misión más que posible a día de hoy, en un planeta con una atmósfera menos dañina para el

hombre de lo que pudiésemos pensar.  En tercera medida esta tecnología en este programa espacial alternativo desde luego se explicaría la larga vida de funcionamiento de las sondas Mars Spirit y Mars Opportunity, con algunas fotografías en donde se podrían ver paneles solares excesivamente limpios.  ¿Pues cómo es que se puede aplicar esa limpieza a procesos automáticos?

  Esto significaría que Nasa miente al respecto de la tecnología moderna, y lo que vemos a día de hoy en Marte realmente ya habría sido utilizado y habría sido testeado anteriormente y mentirían también sobre sus planes para llevar al ser humano a Marte en el año 2030.

  Con todo esto que estoy expresando aquí,  se podría afirmar que tendríamos un programa espacial alternativo que confirmaría la llegada del hombre a Marte, pero esto jamás se se hará público, primero porque Nasa tendría que explicar la tecnología para llevar a un hombre arriba, admitiendo el robo de los descubrimientos de tecnología a Tesla –suponemos que todos los descubrimientos del serbio ayudaron a Nasa a lograr todo esto- y admitiendo también su origen.

  Venga o no de un pueblo interesado en el desarrollo de los viajes interestelares de la humanidad, lo más importante de este artículo es que Nasa, teniendo en cuenta todo esto,  pues tendría que liberar y hacer pública la energía libre que habría descubierto Tesla,  y que una élite poderosa teme que pueda hacerse pública, porque directamente destrozaría todo el sistema económico basado en el control de la energía que se tienen montado y que nos mantiene en una prisión brutal,  cuando podríamos tener un mundo muchísimo más justo.

  De nosotros depende pues comenzar a pedir explicaciones sobre el programa espacial, sobre la llegada del hombre a la Luna,  a Marte, sobre las declaraciones de estas personas sobre el uso que se hace de nuestros impuestos y sobre todo que se ha hecho con la obra de un genio sin igual, hoy olvidado por una sociedad dormida que descubrió con o sin ayuda pues como poner un un hombre en Marte,  en el tiempo en el que los hombres estamos lanzando bombas nucleares como animales en nuestro planeta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario