sábado, 13 de agosto de 2016

Profecía de Parravicini sobre los Juegos Olímpicos podría tener otra interpretación



El visionario Benjamin Solari Parravicini -nacido en Buenos Aires en 1898- asombra hoy a todo el mundo no solo por su arte sino por el legado de los dibujos proféticos que llamó psicografías premonitorias. Foto Wikimedia Commons.

 Cada vez que comienza una nueva edición de los Juegos Olímpicos, vuelve a circular en la red un dibujo premonitorio elaborado en el año 1972 por el del visionario y pintor argentino Benjamín Solari Parravicini (1889-1974), sin embargo no parece ser la interpretación más acertada para este dibujo.




Esta psicografía comenzó a relacionarse con los juegos en Londres 2012, ya que llamaba la atención de los analistas la similitud de la villa olímpica con el contorno del dibujo realizada por Parravicini, pero nada sucedió.
Actualmente, en el caso de Río 2016 el contorno también es similar por lo cual muchos piensan que este es el año donde se puede dar tal vaticinio, más aún viendo la forma de la guadaña que carga el ser del dibujo que forma una letra jota (Janeiro), letra que también se puede ver en la campana.
La figura del “Ángel de la Muerte” sostiene lo que parece ser una antorcha, por lo cual muchos la relacionan a la antorcha olímpica, sin embargo Parravicini la representa en tantas otras psicografías como símbolo de libertad, por lo tanto quizás este dibujo podría no referirse precisamente a los juegos olímpicos, sino a una descripción de los sistemas del mundo.


Repasemos lo que dice el texto de la psicografía:

“Fuego, hambre, pestes, muerte repite la campana justiciera que se acerca al mundo, más aun el mundo no escucha ni ve. Viene la tiniebla del dragón que pareció dormido. Viene el terror del oso que fingió amor y hermandad. Viene el demócrata humilde que no lo fue nunca, y viene con él la pobreza, el sin albergue y con ellos todas las explosiones de la disgregación. Viene la oscuridad y luego ¡La luz del Sud! ¡Y la cruz!”
La psicografía posiblemente represente al hombre o a la sociedad tomando con una mano a la antorcha de la libertad (por occidente) y en la otra mano con la oz (del comunismo), al cual Parravicini menciona en muchos otros diseños y  acá la representaría como lo opuesto a la libertad.
Además,  hablaría de las fuerzas que gobiernan en el momento “el demócrata que no lo es”, por el otro lado el oso que no es amigable realmente y también habla de una tercera fuerza, el dragón que viene de las tinieblas.

Las alusiones al dragón parecen referirse a China, las del oso a Rusia (Medvedev, apellido del ex primer ministro ruso, significa oso) y las del demócrata humilde al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
Estas fuerzas podrían entenderse como libertad y comunismo pero que -a la vez- ambas están corruptas pues el dibujo muestra a una serpiente en el centro de los dos hemisferios, pero tocando a ambos (puede entenderse como sistemas capitalista y comunista).
Fuego, hambre, pestes, explosiones, muertes, pueden ser la consecuencia de la corrupción de los sistemas, pese a que la campana de la justicia suene para alertar al mundo, “el mundo no escucha”.
Luego vendría la esperanza, la cual alumbraría pasado el periodo de oscuridad y de todos los desastres anunciados. En otra psicografía Parravicini habló también del “hombre nuevo” con otra conciencia que surgiría después del desastre.
El visionario Benjamin Solari Parravicini -nacido en Buenos Aires en 1898- asombra hoy a todo el mundo no solo por su arte sino por el legado de los dibujos proféticos que llamó psicografías premonitorias. Entre los años 1936 y 1972 distribuyó las mismas entre sus amigos.
Al recordar la destrucción de las torres gemelas de Estados Unidos se destaca que Parravicini en 1939 dibujó algo similar con un mensaje que dice: “la libertad de Norteamérica perderá su luz, su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces”.
El artista realizó más de 700 psicografías compuestas por un dibujo acompañado de un pequeño mensaje a modo de explicación, y la mayoría de ellas se destacan por su gran exactitud abarcando todos los temas.

0 comentarios:

Publicar un comentario